La Primera Radio

   

lunes, 11 de mayo de 2015

Caifanes (banda)

Caifanes es una banda de rock mexicana que estuvo activa de 1987 a 1995 y que volvió a escena a partir de 2011.

En un principio, conformada por Saúl Hernández (guitarra y voz), Alfonso André (batería), Sabo Romo (bajo) y Diego Herrera (teclado y saxofón), publicaron su álbum debut Caifanes. En 1989, uniéndoseles Alejandro Marcovich (guitarra líder) y, estructurados como quinteto, publicaron los álbumes Caifanes. Volumen II (mejor conocido como El diablito) y El silencio. Al final de su primera etapa, previa salida de Sabo y Diego (1993), quedaron reducidos a un trío y publicaron un cuarto álbum: El nervio del volcán.

Teniendo como origen Las insólitas imágenes de Aurora, la agrupación emergió desde la escena local mexicana como parte de la campaña difusora denominada Rock en tu idioma a finales de los años ochenta. En dicho tenor, dos de sus canciones (Antes de que nos olviden, y Será por eso), están consideradas dentro de las 100 mejores (musicalmente) del rock mexicano. Cinco más de ellas (Afuera, La célula que explota, Nubes, No dejes que... y Viento), se encuentran dentro de las 120 más representativas (comercialmente) del rock hispanoamericano. Así como su posición #1 en la lista de los 100 más representativos artistas del rock en español.


Las Insólitas Imágenes de Aurora

En el verano de 1984, el entonces estudiante de cine, Carlos Marcovich, necesitaba recaudar fondos para realizar su tesis y obtener la titulación. Para ello, al futuro cineasta se le ocurrió organizar una fiesta en la cual tocara un grupo y así poder cobrar la entrada. El grupo no debía ser conocido, pues le cobraría por tocar en la fiesta, por lo tanto requirió de la ayuda de su hermano Alejandro para que armara y organizara la banda.

Alejandro se dio a la tarea de encontrar músicos. Ya conocía a Saúl Hernández, quien tocaba en un grupo llamado Frac al lado de Leoncio Lara (mejor conocido como "Bon" de Los Enemigos del Silencio), así que acudió a una de sus presentaciones, le planteó la situación y lo invitó a unirse al proyecto, aunque inicialmente Saúl no aceptó.

A sugerencia de Carlos, Alejandro también contactó a Alfonso André, un baterista amigo de su hermano, quien inmediatamente aceptó participar. Alejandro y Alfonso comenzaron a ensayar en casa de este último, y finalmente, dos días antes de la fiesta, Saúl también aceptó. El grupo quedó finalmente conformado de esta manera: Alejandro Marcovich en la guitarra, Alfonso André en la batería y Saúl Hernández en el bajo y voz.

La banda atravesó por muchos inconvenientes; era una época en la que en México no había espacios suficientes para hacer Rock, y en los pocos que había, había que hacerlo de forma clandestina. El dinero se volvía insuficiente para adquirir equipo e instrumentos. Incluso, los tres miembros de Las Insólitas se aventuraron a tocar en playback para artistas como Miguel Bosé, Fresas con Crema, Alaska y Dinarama y (quizás del que más se recuerda) Laureano Brizuela, con quien los tres trabajaron un tiempo.
De esta aventura musical y «esquizopsicodélica» (como la llamara Saúl) surgieron dos demos: uno en vivo, grabado gracias a la colaboración de Marcelo Arámburu y Jaime 'El Oso' Pavón, en donde se pueden encontrar los temas La vieja, Hasta morir, El safari, Bienvenidos, Pero nunca me oye, entre otras; y el otro grabado en los Estudios Acento, con varios de esos temas y dos videos que realizaron para el Canal Once de las canciones Rosa y El safari.

En 1986 se unieron los músicos Armando Martín en las percusiones, Alejandro Giacomán en los teclados, Federico Fong en el bajo y Alberto Delgado en el saxofón. Para esta última etapa Saúl cambia el bajo por la guitarra. Además, aquí se tiene el primer registro de los roces entre Hernández y Marcovich, lo que provocó la desintegración de Las Insólitas, sin saber que se repetiría la misma historia años después en Caifanes.

El cuarteto

Tras la desintegración de Las Insólitas, cada uno de los elementos se integró a distintos proyectos, Saúl Hernández junto con Diego Herrera estaban planeando un proyecto musical al que denominaron «Caifanes», cuyo significado se deriva del spanglish «Caifán», proveniente a su vez de la deformación de la expresión "me cae fine" (me cae bien). Alejandro Marcovich se unió al grupo de músicos que acompañaban a Laureano Brizuela, mientras Alfonso André se unió de forma temporal a Bon y los Enemigos del Silencio.

Caifanes fue conformado originalmente en enero de 1988 por: Saúl Hernández (voz y guitarra), Sabo Romo (bajo), Diego Herrera (teclados y saxofón), y Juan Carlos Novelo (batería). Su primera presentación fue el 11 de abril de 1987 en Rockotitlán con Jorge «El Gato» Arce (Ritmo Peligroso) apoyándolos en la batería ya que Juan Carlos Novelo no pudo ir. La expectación creada en el underground rockero mexicano fue tanta que mucha gente se quedó fuera del recinto.
Después de su segunda presentación Juan Carlos Novelo decidió abandonar la agrupación, y en su lugar entró Alfonso André (batería y percusiones). Más adelante, Santiago Ojeda (guitarra) se integró al grupo por un corto tiempo, para luego fundar la banda La Gran Vía, quedando finalmente como cuarteto con Saúl, Diego, Sabo y Alfonso.

Si bien Caifanes era un grupo nuevo, Sabo Romo con sus proyectos anteriores (Cherry, Manhattan, Ruido Blanco, El Método del Ritmo, Taxi, Briseño y El Séptimo Aire) y la banda anterior de Saúl, Alfonso y Alejandro, Las Insólitas Imágenes de Aurora, tenían ya una amplia base de fanáticos.
La explosión de grupos originarios de España y Argentina, y la etiqueta de Rock en tu idioma, hicieron que las casas disqueras comenzaran a dar apoyo a las agrupaciones que llevaban tiempo pululando en los bares y hoyos funky de México.

En 1988, Caifanes comenzó a crearse una base de admiradores, un plus que comenzaron a forjar y que fue adicional al culto que habían provocado Las Insólitas Imágenes de Aurora.

El trayecto no fue fácil; la banda había juntado un presupuesto y tenían en mente grabar un disco bajo el cobijo de algún productor español; lamentablemente, el dinero comenzó a escasear y solo alcanzó para grabar un demo de cuatro canciones. Las canciones elegidas habían sido: Mátenme porque me muero, Nada, Será por eso y Amanece.

El primero de estos temas fue enviado a la extinta estación Espacio 59, en donde se programaban los demos de las agrupaciones que querían darse a conocer y en donde comenzaron a ganarse el gusto del público radioescucha.

La primera parada en una casa disquera fue en la desparecida CBS México, y en donde el director general de aquella casa disquera al ver su aspecto gótico, similar al look post punk de aquella época. El ejecutivo, no tuvo otra descripción de ellos y sus palabras solo alcanzaron para decirles: «Parecen putos».
El gerente de la sucursal mexicana de CBS, escuchó con atención aquella cinta que la agrupación llevó, el trabajo fue de su agrado, pero por su aspecto y tras escuchar el demo de "Será por eso", les negó algún contrato en firme, argumentando lo siguiente —cosa que hasta hoy, Hernández cuenta como anécdota y no lo olvida—: «En CBS, nuestro negocio es vender discos, no ataudes».

Por un momento el grupo, frustrado de tanta búsqueda, recibió el soporte temporal de CBS pero después recibiría su «carta de retiro». La verdadera oportunidad llegó cuando Ariola convocó a las dos bandas que estaban provocando «eco» en la escena under de la época en la Ciudad de México, a abrir el concierto de Miguel Mateos en el desaparecido Hotel de México (hoy el World Trade Center México) el 31 de octubre de 1987: Caifanes y Neón eran esas bandas.

Lugar en donde, por cierto, se encontraba Oscar López, productor de Miguel Mateos, quién a su vez estaba midiendo el poder de convocatoria de ambas agrupaciones y en donde Caifanes salió triunfante sobre Neón; no vaciló en darles su apoyo incondicional. El resultado fue la grabación de un primer LP bajo la dirección y realización del productor Oscar López, también productor de Mateos.
Caifanes accedió a firmar con RCA Ariola, a cambio de que también Maldita Vecindad firmara y así ocurrió. Para noviembre de 1988, Maldita Vecindad se encontraba grabando en los Estudios PolyGram lo que sería su primer material.

Su primer álbum, Caifanes, salió a la venta en agosto de 1988 y el sencillo Mátenme porque me muero fue su primer éxito, seguido por, Viento, Amanece y Cuéntame tu vida. El también llamado Volumen 1 fue precedido por un EP con tres canciones, producido con la intención de probar la aceptación del grupo entre la posible audiencia; el resultado fue la venta de más de trescientas mil copias y, por lo tanto, la edición del primer LP.

El álbum en sí, mostraba claramente lo que muchos consumidores de rock en México demandaban: verdadero rock. Gustavo Cerati, en aquel entonces guitarrista de Soda Stereo, participó como músico invitado en la grabación del álbum tocando la guitarra en La bestia humana.

En diciembre de 1988, graban en la Ciudad de México el maxi-single La negra Tomasa. Dicho trabajo incluía tres versiones del cover cubano La negra Tomasa adicionando el tema Perdí mi ojo de venado.
En el verano de 1989, tras llenar dos días consecutivos el Auditorio Nacional —de hecho fue la primera banda de rock mexicano en lograr esto— y teniendo como teloneros a Maldita Vecindad y a Fobia, el grupo prepara canciones para lo que sería su segundo material; temas como Detrás de ti y Antes de que nos olviden ya eran habituales de la agrupación para estas fechas (esta última fue con dedicatoria a los caídos de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968).

Quinteto

Alejandro Marcovich, fue el último en integrarse a Caifanes en 1989.
En una presentación del grupo en un bar se encontraba el ex-compañero de grupo de Saúl y Alfonso en Las Insólitas Imágenes de Aurora, Alejandro Marcovich. Hernández tuvo un encuentro con el guitarrista, en donde comentaron asuntos sobre los proyectos de cada uno, (Marcovich se encontraba de gira con el cantante argentino Laureano Brizuela) y Hernández le comentaba el gran peso que le causaba el ser guitarrista y vocal de una agrupación. Por su parte, Marcovich recomendó: «¿Por que no buscas a un guitarrista que te apoye?», a lo que Hernández respondió: «¿Y por qué no tú?».
En septiembre de 1989 el guitarrista Alejandro Marcovich se integró al grupo; su presencia resultó notoria desde un principio y su estilo fue fundamental en lo que comenzaría a ser el sonido de Caifanes.

Con una formación sólida, como quinteto, se dirigió a Nueva York a grabar su segunda placa, de nuevo bajo la dirección de Oscar López en colaboración con Gustavo Santaolalla, Cachorro López y Daniel Freiberg.

El resultado de este trabajo fue el Volumen II, mejor conocido como El diablito (esto se debe a que en la portada del disco se incluye la imagen de un diablo que recuerda una tarjeta de lotería, acompañado por una leyenda que dice justamente: «El diablito»).
 os olviden y Los dioses ocultos; también aparece una de las canciones más populares del grupo, La célula que explota.

1990 fue un año de arduo trabajo. Realizaron una serie de conciertos con las agrupaciones más fuertes de esa época, Fobia, Neón, Maldita Vecindad y Los Amantes de Lola; en una gira que bien denominaron Rock de los 90s, en diciembre de ese mismo año. Después se les presentó la oportunidad de hacer un concierto mano a mano con los argentinos Soda Stereo en el Palacio de los Deportes, en marzo de 1991.
Adrian Belew, ex-miembro de King Crimson, fue el productor de la tercera placa discográfica de la agrupación, El Silencio.
Después, se dirigieron a Wisconsin a grabar con Adrian Belew y, así, en 1992 se editó «El silencio». De este álbum se incluye gran parte del repertorio clásico de Caifanes, como: No dejes que..., Miércoles de ceniza, Nubes, Nos vamos juntos y Piedra; en este último, Saúl cuenta su adicción a las drogas. Antes de que se publicara El silencio, The Cure estaba en México y se propuso a Caifanes abrirle, pero se rehusaron puesto que primero querían presentar el álbum antes de hacer cosa alguna.

Cuando dicho álbum salió a la venta, el grupo ya era un éxito en México, Centroamérica, algunos países de Sudamérica y entre la comunidad hispana de Estados Unidos. En agosto de 1992 llenaron por completo el Hollywood Palladium de Los Ángeles.

El silencio es considerado uno de los mejores álbumes del rock mexicano, y uno de los mejores del rock latino, para muchos es el álbum de rock más influyente en México. En el disco existen fusiones de música mexicana y rock, como en Piedra, Para que no digas que no pienso en ti y Nubes, o en Mariquita, donde convierten un son jarocho anónimo en una canción de rock; también experimentaron con Metamorféame, que es lo más acercado a un hard rock que Caifanes llegó a tener, además del clásico No dejes que...
En abril de 1993 llenaron por completo el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, hazaña que ningún otro grupo de rock mexicano había logrado hasta el momento, con Santa Sabina como teloneros.

En este mismo año, la agrupación parecía cada vez más sólida, pero Sabo Romo y Diego Herrera se encargaron de desmentirlo. Con dicho concierto en el Palacio de los Deportes, Sabo Romo se despidió de la agrupación. Diego Herrera lo seguiría poco tiempo después, al concluir esa gira.
Sabo Romo fue el primero en desertar de la agrupación en 1993.

El trío y la disolución

Al llegar 1994 Caifanes queda reducido a un trío conformado por Saúl, Alfonso y Alejandro, acompañados en el bajo por Federico Fong y en los teclados por Yann Zaragoza. Juntos dan forma al último álbum de Caifanes: «El nervio del volcán». Se eligen como sencillos las canciones Afuera, Miedo, Aquí no es así y Ayer me dijo un ave. Su presencia en los medios de comunicación creció y es seguida muy de cerca por los noticiarios de MTV Latino para quien realizaron un Unplugged y donde se documentó el creciente éxito internacional del grupo (por ejemplo, en esos días abrieron el concierto de los Rolling Stones en la ciudad de México y participaron en el festival WOMAD, organizado por Peter Gabriel; rechazaron después la invitación a participar en la edición de 1994 del festival Woodstock).

No obstante, las crecientes diferencias entre Saúl y Alejandro, llevarían a la disolución del grupo. El 18 de agosto 1995 en San Luis Potosí en las instalaciones del Centro de Convenciones del Hotel María Dolores. Con excepción del comunicado de prensa de Saúl Hernández en donde expresaba su decisión de romper toda relación laboral, artística y personal con Alejandro Marcovich, la falta de información sobre la desintegración del grupo confundió a los fans. Sin embargo, cierta tensión interna pudo percibirse en la entrevista que la banda concedió a MTV Latinoamérica el 13 de mayo de 1995 durante su gira por Colombia:
Se encuentran sentados Saúl Hernández y Alejandro Marcovich.
- Noticias MTV: «A once años de estar juntos, ¿qué tienen en común todavía entre ustedes?»
- Alejandro Marcovich: «El esqueleto. La cantidad de cromosomas.»
Saúl, quien en ese momento mira hacia el suelo, al terminar de oír la palabra "esqueleto" capta rápidamente la respuesta metafórica y mira fijamente a Alejandro a los ojos, haciéndose un silencio de siete segundos y luego le pregunta:
-Saúl Hernández:«¿Qué ves cuando me ves?»
-Alejandro Marcovich:«Lo mismo que tú.»
Saúl continua hablando durante la entrevista: «Pues que no nos caigamos bien, que tratemos de rebuscar actitudes para mantener el negocio bien. De repente quizás, cuando estamos realmente juntos hay una honestidad muy visceral...»
- Noticias MTV: «¿Ustedes se divierten o sobreviven todavía?»
- Alejandro Marcovich: «Es una justa combinación entre las dos.»

Caifanes ofreció su último concierto el viernes 18 de agosto de 1995 en la ciudad de San Luis Potosí (con La Cuca como telonero). "Esta canción habla de cómo nos podemos hacer miarda los unos a los otros"...Saúl Hernández pronunció estas palabras antes de comenzar la canción Aviéntame; ni Alejandro Marcovich ni Alfonso André se inmutaron. El público era testigo de una banda cuyos integrantes no lograron verse a los ojos durante todo el concierto. Pese a toda la cantidad de desmentidos por parte de la prensa, esa noche el grupo se despidió formalmente de sus fans. Durante este último recital, Carlos Marcovich rodeó a Saúl Hernández por el cuello y trató de acercarlo a Alejandro Marcovich para un abrazo reconciliador en unos de los momentos más dramáticos de la noche, sin poder aceptar la ruptura del grupo que él mismo ayudó a crear (11 años atrás provocando el origen de Las Insolitas Imágenes de Aurora). Al final las canciones se agotaron, Alejandro Marcovich tocó la melodía de Sabor a mí, un conocido bolero y todo el auditorio tarareó al unísono: «Tanto tiempo disfrutamos de este amor / nuestras almas se acercaron tanto así / que yo guardo tu calor / pero tú llevas también / sabor a mí.» Alfonso André apenas lo miraba. Al terminar la melodía Saúl respondió, tomó el micrófono y a capela pronunció otro testamento: «No dejes que nos coma el diablo amor / que se trague tu calor / que eructe mi dolor.» Clavó los ojos en Alejandro, quien mantuvo la mirada en el suelo. Llegó así el final de la banda, Carlos Marcovich se acercó al micrófono y pronunció: "Caifanes, se acabó!!". Según los fans presentes en el concierto, Alejandro no pudo contener las lágrimas mientras tocaba la guitarra. Fue una lucha de egos en la que se rumoró que Alejandro y Saúl incluso llegaron a los golpes. Esa misma noche, Noticias MTV intentó hablar con los protagonistas pero ellos, aduciendo razones legales, no quisieron hacer declaraciones.

Los medios de comunicación manejaron varias especulaciones respecto al futuro del grupo, entre las cuales estaba el retorno de Sabo Romo, de esta manera el cuadro de situación seguiría incluyendo a Saúl como vocalista y a Alfonso como baterista, manteniendo así el nombre de Caifanes. Si esto se concretaba, el problema de la banda dejaría de ser una separación para convertirse en un parcial cambio de integrantes, más allá de que Marcovich tocara la guitarra y Romo el bajo.

Después de la separación

Saúl Hernández en Jaguares, durante el periodo de inactividad de Caifanes.
Tras la desintegración del grupo, Saúl Hernández se dedicó a recuperarse de un virus de papiloma en las cuerdas vocales, e invitó a Alfonso André a un nuevo proyecto que posteriormente sería lo que fue Jaguares. Alfonso, en ese momento se encontraba tocando en La Barranca con Federico Fong (bajo) y José Manuel Aguilera (guitarra) y propone a Saúl incorporarlos a la primera alineación de la banda. Sabo Romo, por su parte, bajo su propia disquera "Mulata Records", editaba un álbum en solitario. Así como su participación en dos álbumes de Jaguares: Bajo el azul de tu misterio y Crónicas de un laberinto. Alejandro Marcovich, mientras tanto, se dedicó a la producción y arreglos en la música de distintos artistas, así como músico de sesión y la grabación de un EP en solitario (Nocturnal). En cuanto a Diego Herrera, fungió como director artístico de BMG Ariola. A partir de 2006, se integró a Jaguares.

Reconciliación

El 14 de diciembre de 2010, se anunció que la banda se reuniría para el festival Vive Latino del 2011, después de que Hernández y Marcovich dijeran que habían «limado asperezas» y planeado «un palomazo». La idea surgió al conocerse problemas delicados de salud de Marcovich que generaron el acercamiento con Saúl Hernández; lo único que impedía el regreso del grupo con la alineación original eran los problemas entre ambos músicos, pues la relación con los demás miembros era estable. Los medios de comunicación se mostraron expectantes e incrédulos, pero las declaraciones de los Ex-Caifanes durante la semana se encargaron de desmentirlo «Estaremos los cinco integrantes; es parte de la onda que buscamos recuperar, para recrear la magia», dijo Diego Herrera, el tecladista. ¿Quién buscó a quién, cómo fue? Sabo Romo, el bajista, zanjó el tema: «Eso no me parece relevante. Estamos juntos porque nos da la gana». Y Alfonso André: «Me da un poco de miedo, las cosas terminaron por algo. Ese algo probablemente todavía esté ahí». Remata Alejandro Marcovich: «Para muchos el reencuentro entre Saúl y yo simboliza el reencuentro de Caifanes. Pero fue una cuestión de voluntad: Sabo y Diego dejaron la banda antes, también por su voluntad».

Posteriormente, Saúl Hernández y Alejandro Marcovich concedieron una entrevista a un noticiero de televisión diciendo que no planean hacer gira alguna, salvo un par de recitales, el del Vive Latino y otro en Coachella; y que será después cuando decidan si pueden trabajar en más proyectos juntos.

El regreso

El 9 de abril de 2011, el grupo consumó su reencuentro luego de 16 años con su alineación original dentro de la undécima edición del Festival Vive Latino, ante un estimado de más de 70 mil personas.
El mes de junio de ese mismo año se confirma una gira por Estados Unidos de América y México durante el último tercio de 2011.
En marzo de 2012, Caifanes reanuda su gira haciendo presencia en el festival Cumbre Tajín en Veracruz, el 17 de marzo y luego en el Festival Estéreo Picnic el 30 de marzo en Bogotá, lo cual marcaba su regreso a los escenarios de Colombia tras 17 años de ausencia.
Caifanes decidió hacer una pausa para permitir el avance de las carreras solistas de Saúl Hernández y Alfonso André. La banda retomó su gira a mediados del 2012, extendiéndose a países como Guatemala, Panamá y Costa Rica.

Vuelta al cuarteto

El 22 de marzo de 2014 apareció en el sitio oficial del grupo un comunicado por parte de Alfonso, Saúl, Diego y Sabo anunciando la reestructuración del mismo a su alineación original de cuarteto:
Desde 1987 Caifanes ha vivido intensa y apasionadamente.
Queremos reiterar nuestro profundo agradecimiento a la vida y a todos ustedes por todo lo que hemos vivido, esa entrañable magia que compartimos y que nosotros y ustedes llevamos tatuada en el Corazón.
Siempre hemos mantenido nuestra historia interna privada, creemos que la música es lo importante y los procesos internos deben de ser eso, internos, privados.
A partir de hoy, Caifanes regresa a su formación original.
La vida son ciclos, se cierran unos, se abren otros. Todos validos, todos importantes.
Hoy se abre uno nuevo para nosotros, les seguiremos entregando nuestro corazón.
Dicho comunicado, presupuso, automáticamente, la salida de Alejandro Marcovich del grupo. Cuya versión del acontecimiento se dio a conocer a través de una entrevista en la cual declaró desconocer la causa de fondo de la decisión unilateral por parte de sus compañeros de que él ya no formase parte de la agrupación:
Una explicación no la puedo dar, porque ignoro profundamente cual sea el motivo de base ya que no hubo pleito. Esta vez sí no hubo pleito, hubo una gira muy extensa de dos años y medio muy positiva, muy feliz en todos los sentidos con el público, entre nosotros… Lo que sé es que ellos tenían la inquietud de regresar a una formación original como se dijo en un comunicado de prensa [...] Fue lo mismo que pasó en el ’95; se lanzó un comunicado y no se dan explicaciones.

Estilo

Aunque en un principio la música de Caifanes parecía ser profundamente oscura, densa, metafórica y críptica; la inclusión de «La negra Tomasa» en el repertorio del grupo no era casual: Hernández y Romo tienen raíces en colonias populares de la ciudad de México por ello utilizó el ritmo de cumbia como base. Sin embargo, Caifanes no volvió a apropiarse tan marcadamente de un estilo musical distinto del rock; por el contrario, incorporó elementos de la música popular mexicana en el esquema general de éste.
Si bien en «El diablito» la mayor parte de las canciones puede ser calificada simplemente como rock, las letras comienzan a tomar elementos populares (como la integración total del dicho «De noche todos los gatos son pardos» en la canción homónima) y con La célula que explota se marca en gran medida el estilo clásico de Caifanes: letras demandantes y poéticas y música a caballo entre el rock y la música mexicana.  La presencia de Alejandro Marcovich, a partir de este disco se vuelve fundamental en el sonido del grupo, a tal grado que para muchos fanáticos la diferencia principal entre Caifanes y Jaguares consiste en el estilo del guitarrista.
La célula que explota, construida como una balada rock con arreglos de mariachi y marimba, es la primera de una serie de amalgamas. En «El silencio» las fusiones tocan de nuevo la música con una fuerte cadencia rítmica que en México se tilda de «guapachosa» (Nubes, Hasta morir, Para que no digas que no pienso en ti), pero también la banda (Piedra), e incluso aparece una versión de un son veracruzano, Mariquita, donde se combinan las tradicionales jaranas con las guitarras eléctricas de Marcovich. Por último, en «El nervio del volcán» experimentaron con rítmicas indígenas (Afuera), dieron un toque de bolero a las percusiones de Ayer me dijo un ave y construyeron La llorona sobre el vals tradicional del mismo nombre.

Discografía



Music Icon.svg

Music Icon.svg

Music Icon.svg

Music Icon.svg


Caifanes

Caifanes II

El Silencio

El nervio del volcán

1987
1988
1989
1990
1991
1992
1993
1994
1995

2011
2012
2013
2014
2015

Saúl Hernández

S. Hernández
Diego Herrera



Diego Herrera
Sabo Romo



Sabo Romo
Alfonso André

Alfonso André


Alejandro Marcovich

Alejandro Marcovich
Music Icon.svg Álbum editado
Voz y Guitarra rítmica
Batería

Teclado
Bajo
Guitarra principal


Bendiciones!!!!!

Rata Blanca

Rata Blanca es una banda de heavy metal formada en la ciudad de Buenos Aires (Bajo Flores), Argentina, en 1986, y que está considerada una de las más importantes e influyentes del heavy metal en español, aunque durante su carrera también han incorporado hard rock, power metal, speed metal y metal neoclásico, combinando pesados riffs con estructuras melódicas y armónicas de la música clásica.
La banda se lanza al estrellato en la década del '90, destacándose como una de las bandas argentinas más populares de todos los tiempos. Tres de sus álbumes han sido incluidos entre los mejores 250 del rock iberoamericano. Su carrera parece impulsarse a los más altos niveles cuando en 1990 publican su segundo disco, Magos, Espadas y Rosas, con más de 5 millones de copias, logrando varias distinciones, y que le ha valido el comienzo de una larga hegemonía en el contexto internacional, estableciendo firmemente su reputación como banda en vivo.

Muchos de sus temas han logrado un alcance de popularidad hasta entonces inimaginables para el rock pesado. Ostentan durante su trayectoria 6 discos de oro y 1 de platino, haciéndolos la banda del género más exitosa de su país, como así también una de las más reconocidas internacionalmente. La química se basa en el virtuosismo de Walter Giardino y la poderosa voz y extravagante figura de Adrián Barilari.

Desde sus comienzos, la banda ha sufrido varios cambios entre sus integrantes, teniendo a Walter Giardino y a Guillermo Sanchez como los únicos miembros originales.Su alineación actual está formada por Walter Giardino (guitarra), Adrián Barilari (voz), Fernando Scarcella (batería), Guillermo Sánchez (bajo) y Danilo Moschen (teclados).

Con los años han sido clasificados en distintos subgéneros, sin embargo la banda se considera simplemente "rock metálico"

En 1985, el guitarrista Walter Giardino abandona el popular grupo V8. Viendo que el panorama de la música pesada en Argentina estaba en sus peores momentos y no había propuestas que respondiesen a sus intereses musicales, le comunicó a Gustavo Rowek (ex baterista de V8) su idea de grabar independientemente un demo con los temas de su autoría, para que le sirviera como carta de presentación en Inglaterra, ya que había pensado emigrar del país. El baterista accedió y la grabación tuvo lugar en los Estudios Buenos Aires; los músicos que participaron junto a ellos fueron Rodolfo Caba en voz y Yulie Ruth de Alakran en bajo. Grabaron cuatro temas: "Chico Callejero", "Gente del Sur", "Rompe el Hechizo" y "La Bruja Blanca", tres de los cuales se incluyeron luego en el primer álbum. El resultado les gustó tanto a los músicos que decidieron intentar una vez más la formación de una banda en Argentina.

Dado que Yulie Ruth era el bajista oficial de Alakrán, banda ya consolidada en la Argentina, el rompecabezas de Giardino quedó sin una pieza, la que fue inmediatamente sustituida por Guillermo Sánchez, por medio de un amigo de la banda, Sergio Berdichevsky, quien también se une como guitarra rítmica. Al poco tiempo el vocalista, Rodolfo Cava, abandona el proyecto debido a sus ambiciones personales, lo que obliga a buscar una nueva voz. Precisamente este puesto le es ofrecido a Saúl Blanch, un representante del rock duro de los '70, ex-Plus. Al principio la banda iba a tener un estilo mucho más duro contaba Walter Giardino, pero con la llegada del nuevo vocalista el sonido debió adaptarse a la voz del cantante. Los primeros dos años de Rata Blanca fueron de ensayo antes de su debut un 15 de agosto de 1987 en el teatro "Luz y Fuerza" en Buenos Aires ante 600 personas que colmaron la capacidad del lugar.

El 19 de septiembre de ese mismo año se produjo la segunda presentación; en esta ocasión en el Teatro Lasalle. Nuevamente un lleno total y mucha expectativa. Hubo algunas personas que le recordaron el nombre de V8 a Giardino, pero la cuestión no se hizo mayor. Luego de este show, Saúl Blanch se alejaría de la banda. Según sus propias palabras, veía que el grupo tenía buenas intenciones, que las ideas valían, pero la cosa distaba mucho de estar armada. En su momento las presentaciones se hacían a pulmón, no dejaban ganancias, y trataban de conseguir todo a pagar más tarde. El 2 de enero de 1988 hicieron su tercera presentación en el Teatro Fénix del barrio de Flores, introduciendo al nuevo vocalista Carlos Périgo, que venía de Horcas. Périgo fue despedido luego de un sólo show por sus exagerados alaridos, que por momentos hacían inaudibles las letras de las canciones, pero igualmente su aporte consolidó al grupo dejando el tema “Días Duros“, un clásico de Rata Blanca, llamado originalmente “Un Camino Nuevo“.

La música de Rata Blanca tomó desprevenido a un público poco acostumbrado al heavy metal clásico. También se terminaba el mito de que los metaleros eran personas con poca cultura musical: “La banda tiene la potencia y la rítmica de heavy metal sumadas a estructuras melódicas y armónicas de la música clásica. Escucho a Paganini, Bach, Mozart, Vivaldi y Beethoven con el mismo interés que a Deep Purple, Rainbow, Judas Priest, Accept y AC/DC” decía Walter Giardino.

Pronto e inevitablemente reciben una oferta de Polygram para grabar el que sería su primer disco, el cual, curiosamente, fue desarrollado en la misma sala donde un tiempo atrás hacían la demo que daba origen a la banda. Ya tenían registradas todas las bases y las guitarras, pero surge un nuevo percance: Shito Molina, el nuevo vocalista, faltando una semana para terminar la producción, sufre una serie de complicaciones en su salud que lo dejan casi sin voz. Nuevamente sin cantante, Rata Blanca prueba a Lowi Novello (ex LZ2 y Vorax), quien permanece un par de ensayos. El tiempo de espera para grabar se acorta y él no está preparado para grabarlo, lo que provocó el llamado de emergencia a Saúl Blanch, quien ya conocía los temas y estaba familiarizado con los integrantes.

En octubre de 1988 salió a la venta el primer álbum de Rata Blanca, homónimo, superando las expectativas y agotando sucesivas ediciones (20.000 copias en los primeros 7 meses, luego Disco de oro). El tema de difusión, "El sueño de la gitana", prendió entre el público no metalero, mientras que "Chico Callejero" sería el himno de los primeros años de la banda. Gracias a Blanch, Rata Blanca pudo culminar la grabación en fecha, y gracias también a su compromiso, pudieron presentar el disco en una serie de recitales.

Hacia el estrellato: Magos, Espadas y Rosas (1990)

«Iniciada la década del 90, Rata Blanca encontró en su segundo disco un éxito desmesurado e inalcanzable. Creo que pocas personas realmente valoran el impresionante fenómeno que significó y significa Rata no sólo en nuestro país sino en todo territorio al que llevan la bandera argentina. Su humildad y arrolladora música demostraron que el rock argentino nada tiene que envidiarle al rock de habla inglesa.».

En 1988 el tecladista Hugo Bistolfi se unió a la banda, mientras que Saúl Blanch se fue alejando. Sabiendo que el grupo buscaba desesperado un cantante, Marcelo Michell, amigo de la banda, les presenta a un amigo, Adrián Barilari, cantante en ese tiempo de “Días de Gloria”. Se realizó una reunión en la casa del vocalista a la que asistieron Walter Giardino y Hugo Bistolfi.
Rata Blanca ya con Adrian Barilari en voz.
 
Adrián no estaba convencido de abandonar aquella banda para entrar a Rata Blanca porque tenía una amistad con el resto de los músicos, y además algunos contactos con los cuales tratarían de hacer despegar su propuesta. Fueron justamente sus amigos, los músicos de su banda, los que lo incitaron a probar suerte en Rata Blanca, ya que tenían un disco editado y les había ido muy bien. Fue así como llegó Barilari a la banda, quien se reveló como el cantante más apto para la propuesta del grupo, y el más emblemático a través de los años.

Bastó una gira por el sur del país y algunas presentaciones capitalinas para que Adrián Barilari se convirtiese en la voz emblemática que la nueva atracción del rock nacional tenía para ofrecer. Su figura menuda contrastaba simpáticamente en el escenario con la elevada talla de Walter, y pronto ambos encarnaron las figuras más reconocibles del fenómeno ratero.

Así sería el otro disco, titulado Magos, Espadas y Rosas, el que les daría un reconocimiento desmesurado para lo que la escena metalera de entonces había conocido, ya que su éxito trascendió el entorno heavy y pasó a una suerte de difusión masiva que llegó a los grandes canales de televisión y a un público totalmente heterodoxo. El corte de difusión, La Leyenda del Hada y el Mago, se convirtió en un clásico, siendo considerado uno de los mejores temas en la historia del rock nacional. Pero fue el tema Mujer Amante el que le abrió a la banda las fronteras y siendo hasta la actualidad el más conocido de Rata y una de las mejores canciones de la historia del rock hispanoamericano.

Luego de eso, la historia de Rata Blanca incluía sólo éxitos: teloneros de Ian Gillan, (Black Sabbath, Deep Purple), 120 shows en todo el país. La presentación del álbum se llevó a cabo en la gran gira Por el camino del Sol, una de las más grandes y de mayor convocatoria realizadas en la Argentina por una banda. Fue así como Magos, espadas y rosas fue presentado en el estadio Obras ante casi 7000 personas en su primera función, siendo igualados solamente por sus compatriotas de Soda Stereo.

Durante 1990, la prensa especializada los señala como nuevo fenómeno del Rock, y muchas revistas les dedican las tapas. Como cierre del año la revista Metal realiza una encuesta entre sus lectores dando como resultado un abrumador éxito de Rata Blanca, ganando el primer lugar como la banda del año, Walter Giardino se lleva el título de mejor guitarrista, Magos Espadas y Rosas se consagra como mejor álbum, Gustavo Rowek es señalado como segundo baterista, y "La leyenda del Hada y el Mago" y "Mujer Amante" como 1º y 3º mejores temas, respectivamente.

En septiembre participan en el Chateau Rock, realizado en el estadio Chateau Carreras de Córdoba, cerrando la gira del interior ante casi 10.000 cordobeses, preparándose para volver a los estudios a concluir lo que sería su tercer placa, Guerrero del Arco Iris.

Guerrero del Arco Iris y El Libro Oculto (1991-1993)

Tras el abrumador éxito cosechado por su segundo disco, la banda vuelve a los estudios para grabar su tercera placa. El siguiente álbum, Guerrero del arco iris (en homenaje al barco de Greenpeace), ya era doble platino antes de salir a la venta, y salió a través de PolyGram. El tema que da título a la placa se convirtió en un clásico infaltable hasta hoy día en los conciertos.

Con su estilo de metal clásico, alcanzan en 1991 su pico de mayor popularidad, al vender más de 200 mil copias de sus tres discos. Guerrero del arco iris fue presentado el 28 de diciembre en el estadio de Vélez Sársfield, con Attaque 77 como soporte, ante más de 40.000 personas, algo que ninguna banda argentina de este género logró antes o después, poniéndole fin a la gira Por el camino del Sol, para a su vez dar inicio a la Gira Guerrera.

Durante el transcurso de 1992, se desató una polémica entre los metaleros, porque la convocatoria de Rata Blanca había trascendido largamente la capacidad de los lugares acostumbrados por las bandas metaleras, así que el grupo decidió tocar en escenarios no tradicionales que eran repudiados por los heavies. Según explica César Fuentes Rodríguez: "En la cresta de la ola surgió un polémico contrato para recorrer el recelado circuito de bailantas. Para entonces, el público de Rata era muy heterogéneo, y las críticas arreciaron principalmente desde el sector metalero, que de algún modo sintió que perdía de vista a sus ídolos." La situación minó la credibilidad del grupo entre los más pesados. Debieron pasar años para que la gran mayoría de los que se distanciaron reconociesen que su reacción había sido errónea.

Luego de varios conciertos por las provincias argentinas, volvieron a Buenos Aires y finalizaron la gira, tocando tres noches en el Teatro Ópera con la Orquesta de Cámara Solistas Bach, llevando un total de casi 20.000 personas, y durante las cuales se hicieron las tomas para el disco En Vivo en Buenos Aires, que por cuestiones contractuales con Polygram no se pudieron ofrecer al público sino hasta años posteriores.

Sea que el mercado local les quedaba chico o que el extranjero estaba por descubrirse, durante 1993 realizan la gira Tiempo de Arco Iris, haciendo su primera gira internacional por Iberoamérica, España, Portugal y Alemania. Esta es la gira más grande que haya realizado una banda hispanoamericana por Europa, quedando registrada en el DVD Gira por Europa. Se trata de una estética, y a su vez una distinción especial, que ha dignificado a Rata Blanca en la historia del rock nacional.

Durante este tiempo, aprovecharon para grabar en España el EP El Libro Oculto. El disco fue mucho más duro y menos melódico que los anteriores y los medios de comunicación criticaron a la banda. Para esta época el bache de popularidad en Argentina se hizo sentir en su presentación del disco en Obras el 19 de noviembre de 1993 ante escaso público, lo que produjo que Giardino les dijera a los presentes: "Ustedes son el verdadero público de Rata".

Con este disco comienza la decadencia de la relación entre Adrián y Walter, debido a que este último pretendía llevar a la banda a un estilo más pesado, mientras que el cantante estaba en desacuerdo con lo propuesto.

La partida de Barilari y el fin de una era (1994-1997)

«Sin Adrián la banda ya no era lo mismo. El sonido comenzó tal vez sin darnos cuenta a endurecerse y nos fuimos enfocando hacia el extranjero. Poco a poco el público argentino fue pensando que Rata había desaparecido. De alguna manera presentíamos que era el principio del fin.».
Durante la gira por Europa, Adrián Barilari comunica a Giardino su decisión de dejar la banda por motivos personales, ya que había surgido un problema en su familia, a lo cual el resto de la banda le responde que deje la gira por la mitad y viaje a Buenos Aires. No obstante, Adrián continúa con el disco y la gira hasta finalizar con ambos.

Una vez en Buenos Aires, Hugo Bistolfi se aleja de la banda y es reemplazado por Javier Retamozo. Con esta formación y durante un concierto en Obras, Adrián Barilari se despide de Rata Blanca y forma Alianza junto a Hugo Bistolfi, con el cual llegarían a editar tres discos. Sin Barilari la banda no volvió a ser la misma y perdió popularidad.

Con la partida del emblemático cantante, queda vacante, una vez más, el puesto de vocalista, que finalmente es ocupado por Mario Ian, ex-Alakrán, quien dio continuación a la banda contribuyendo no sólo con las voces sino también con las letras de varias canciones.

En 1994, el grupo se anima de nuevo e interrumpe con su quinto disco. El sonido que obtuvieron en el disco Entre el cielo y el infierno muestra la incursión hacia un marcado endurecimiento en su sonido, y que por su condición, tuvo una muy buena aceptación dentro del público metalero. Aquí destacan canciones como "Bajo Control" y "Jerusalem".

Al contrario del decaimiento a nivel nacional, Rata Blanca logró refutar su nombre entre los más privilegiados, logrando su mejor etapa de proyección internacional, haciendo dos grandes giras por México, Estados Unidos y España. En el mes de septiembre de 1995, son invitados a tocar en el Mosters of Rock de San Pablo, Brasil, compartiendo cartel con artistas como Ozzy Osbourne, Therapy?, Alice Cooper, Megadeth, entre otros, y tocando ante más de 100.000 personas. Pero increíblemente, mientras todo esto sucedía, para los medios de comunicación locales Rata Blanca había dejado de existir, y ya ningún diario, ni revista, ni radio hablaba de la banda que había traspasado las fronteras y estaba triunfando en tierras ajenas.

No obstante, 1996 significaría el principio del declive, mediante sucesos decisivos que frenarían el período de esplendor.

Durante este año se presentaron en el homenaje a V8 en el estadio Obras. Finalmente es editado el disco En Vivo en Buenos Aires, un disco con 7 canciones y 3 temas instrumentales grabados en 1992 al cierre de la Gira Guerrera, y así concluye el contrato de la banda con Polygram, a pesar de que la idea inicial era que este fuera un disco doble en vivo con todos los temas del primer disco cantados por Adrián Barilari.

En 1997, Rata Blanca sufre otro cambio de cantante. En medio de un casting del que participaron más de 100 postulantes, Gabriel Marian, de por entonces 23 años, fue recomendado a la banda. Giardino lo invita a cantar, y después de probarlo con una canción es elegido como nuevo cantante de Rata Blanca. Con esta formación editan su séptimo disco, titulado Rata Blanca VII, pero la intención de recuperar el terreno perdido se vio frustrada por la poca publicidad y aceptación que tuvo esta placa. Poseía muchas influencias del heavy metal moderno, lo cual representaba, junto con el disco anterior, un claro despegue de las raíces tradicionales de la banda. También recibieron críticas ya que coquetearon con el sonido punk. Adicional a esto, Gustavo Rowek, miembro fundador del grupo, había manifestado su intención de partir.

Con todas esos problemas y desentendidos, Giardino decidió disolver la banda, prometiendo volver a juntarse al menos una vez al año para dar un show. La banda se disolvió finalmente a comienzos de 1998 y Walter decidió llevar a cabo un proyecto solista llamado Walter Giardino Temple, donde después de varios cambios de músicos el sonido obtenido era semejante al de Rata Blanca. Mientras, Gustavo Rowek y Sergio Berdichevsky permanecieron juntos y formaron Nativo. Aunque mantuvo su amistad con Rowek y Berdichevsky, Guillermo Sánchez decidió no formar parte de Nativo y armó su banda Revólver. El desgaste había hecho su parte.

El Regreso: Grandes Canciones (2000-2001)

Desde que Rata Blanca se separó, Walter recibía ofertas para volver a juntarla. En pleno invierno del 2000, Walter anuncia dos shows, en Buenos Aires y en Rosario, junto a Fernando Scarcella (batería), Daniel Leonetti (bajo), Miguel de Ipola (teclados), y con Adrián Barilari como cantante invitado. Los conciertos superaron ampliamente las expectativas, y durante los cuales es presentada (en una emotiva e increíble participación del público) la versión acústica de Mujer Amante junto a un cellista, y un violinista invitados.

Desde ese momento tanto Walter y Adrián como el público se dan cuenta de que la esencia de Rata Blanca sigue intacta y pareciera que el tiempo no hubiera pasado.

Durante el show en Bs. As., Daniel Leonetti manifiesta una actitud que lleva a Giardino a tomar la decisión de separarlo de la banda luego del inminente show en Rosario, y como ya estaba confirmada al menos una presentación en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, Walter llama a Guillermo Sánchez para que integrara la banda tocando el bajo.

Siendo ya tres de los míticos integrantes de Rata Blanca, Walter decidió que no podía seguir llamando Temple a la banda. Fue así como Giardino decidió volver a convocar a los restantes ex miembros de Rata, aunque Berdichevsky y Rowek no aceptaron, alegando que preferían mantenerse en su actual banda.

De este modo vuelve Rata Blanca, ahora como quinteto, siendo Walter Giardino el único guitarrista, Adrián Barilari el vocalista, Hugo Bistolfi el encargado de los teclados, Sánchez el bajista y Scarcella el baterista. Durante algún tiempo surgió como baterista Raúl Olimpo Hernández Sánchez. Este miembro fugaz de la banda servía únicamente como baterista de apoyo, pero tuvo su oportunidad cuando Fernando Scarcella se lesionó el hombro. Trabajó durante la lesión de Scarcella, que duró un año. Al cabo de dicho período se retiró del grupo.

La banda confirma su regreso dando shows por toda América, emprendiendo a principios de octubre una gira por México (18 presentaciones, y llegando a una suma estimada de 30.000 personas), Ecuador, y Colombia para finalizar con un concierto el 19 de diciembre de 2000 en el Teatro Coliseo a sala llena y dejando gente afuera.

Unos días más tarde sale a la venta por el sello Universal el octavo disco llamado Grandes Canciones, conteniendo los grandes éxitos de la banda, y una nueva versión del exitoso tema Mujer Amante en su versión acústica, que volvió a ser un hit en las radios porteñas, consolidando el regreso y la recuperación de la popularidad por parte de la banda. El recopilatorio llegó a Disco de Oro, y al mes de su lanzamiento ya llevaban más de 15.000 copias vendidas.

Junto con el exitoso álbum, durante el 2001 realizaron más de 150 conciertos incluyendo España, Hispanoamérica y el interior de Argentina. Sobre el final del año, realizaron tres shows a sala llena en el teatro Gran Rex, logrando así una cifra récord de cerca de 400 mil personas que los vieron en vivo.
Ese mismo año la banda junto a Nightwish y Stratovarius realizan una nueva versión de la canción La leyenda del hada y el mago

La Trilogía de Oro (2002-2008)

«Rata Blanca es una banda gigante, yo diría monstruosa, que te ocupa todo el tiempo y como siempre decimos con Walter, es una banda que tiene pies y cabeza, camina sola, simplemente hay que darle arranque y funciona en forma óptima. Con la trayectoria y el tiempo que llevamos, ya todos sabemos por donde vamos y como darle lo mejor a nuestra gente con sólo mirarnos.».
Adrián Barilari.
Luego de numerosos shows, la banda vuelve a los estudios para grabar su nuevo material discográfico. El álbum "El camino del fuego" (disco de oro) vio la luz en el año 2002, siendo uno de los más aceptados por los seguidores y por el público en general. Los temas más populares fueron "Volviendo a casa", "La canción del guerrero" y "Cuando la luz oscurece". Para entonces, Walter Giardino se radicó en Madrid, pero eso no le impidió a la banda continuar presentándose en Argentina con un éxito recuperado. El disco fue muy aceptado por los fanáticos, cambiando un poco la línea, con tintes de hard rock pero siguiendo también su línea de heavy metal, con influencias de Deep Purple y bandas del estilo pesado.
Rata Blanca en vivo
En el año 2002 realizan dos conciertos en el Luna Park, reuniendo a 23.000 personas entre las ambas funciones. Estos conciertos quedaron registrados en el disco Poder vivo. Estaba en los planes la grabación de un DVD en vivo, pero por problemas técnicos no se pudo llevar a cabo.

Tras más de dos años de giras alrededor del mundo, en el 2005 apareció "La llave de la puerta secreta", con clásicos como el tema que dio título al álbum y la balada power "Aún estás en mis sueños", que haría furor las radios para ese año. El disco fue galardonado como Disco de Platino en ventas.
El disco seguía la línea del estilo de El camino del fuego, con temas metaleros, rock & roll y un blues, algo inédito en la banda. La presentación oficial se realizó con tres funciones repletas en el Estadio Obras de Capital Federal. Luego, Rata iniciaría una extensa gira por el resto de la Argentina, para luego recorrer el resto de Sudamérica, España y demás países europeos. Fueron tres años de gira presentando el nuevo álbum, hasta que en el 2008 Rata Blanca pudo volver a los estudios para grabar su octavo disco de estudio titulado "El reino olvidado". Dos semanas antes de salir a la venta, ya era Disco de oro.

La presentación se llevó a cabo en el Musimundo de la ciudad de Buenos Aires, donde la banda llevó a cabo una firma de autógrafos y entrega del nuevo material discográfico, evento al cual asistieron más de 5.000 personas. El nuevo disco contiene doce temas, siendo los más destacados, "El reino olvidado", que se revelaría como un clásico de Rata con un solo de guitarra con la impronta de los más pesados estilos del metal neoclásico, "Talismán", "Un día más, un día menos", "El círculo de fuego" y "El guardián de la luz". La banda realizó la gira de presentación del disco por Sudamérica y Norteamérica.

El 5 de junio de 2009 se presentaron en el Estadio Luna Park para la presentación oficial de su más reciente trabajo, colmando la capacidad del lugar habiéndose agotado las entradas más de una semana antes del concierto. El concierto fue arrollador, siendo calificado como una de las mejores actuaciones en vivo del año. Actuaron junto a la finlandesa Tarja Turunen la cual interpretó dos temas clásicos de la banda a dúo con Barilari y un cover de Deep Purple. El concierto fue editado en formato DVD y BluRay. Un mes más tarde, en julio de ese mismo año, Rata Blanca pisó tierras españolas tocando en Miguelturra, siendo teloneados por uno de los grupos más importantes de la región, Zodyark.

A pedido de su público, en octubre del mismo año regresan al Luna Park, brindando otro memorable concierto y volviendo a demostrar su incondicional música a su público natal.

«The forgotten kingdom» y retiro de Bistolfi (2009 - 2010)

Después de haber vendido más de 50.000 unidades del disco "El reino olvidado" y haber arrasado en conciertos a los que asistieron más de 150.000 personas en Argentina y el resto de Sudamérica, Rata Blanca re-lanza su último disco de estudio, pero con la particularidad de que las canciones estaban cantadas en inglés: The Forgotten Kingdom. El vocalista emblema de la banda, Adrián Barilari, alegó no tener buena fonética en el idioma inglés para llevar a cabo la grabación, lo cual para nada implicó su alejamiento de Rata Blanca, sino que sólo cedió su lugar para la grabación del nuevo material. Por lo tanto, para este nuevo emprendimiento el grupo contó con la participación del escocés Doogie White, uno de los más talentosos y respetados cantantes del rock británico. En el álbum obra no faltan las composiciones épicas, el más potente Rock and Roll y canciones llenas de fuerza, pasión y melodía. El nuevo álbum fue lanzado en la Argentina sólo por tiempo limitado ya que está destinado especialmente al continente europeo y el resto del mundo. Salió a la venta en marzo de 2010 en Europa y Norteamérica, donde las expectativas crecen en torno al flamante material de la banda. Rata Blanca se presentó en la Trastienda Club para la presentación de su flamante disco "The forgotten kingdom" con la participación en las voces del escocés Doogie White.
El 24 de marzo de 2010 se hizo oficial lo que ya era un rumor, la salida definitiva del legendario tecladista Hugo Bistolfi. La razón de su salida no fue manifestada públicamente y sólo una parte allegada a la banda conoce los reales motivos, los cuales indican que la relación del tecladista con Walter Giardino se había desgastado y derivó en el alejamiento de Bistolfi de la banda. En su reemplazo llega a la banda Danilo Moschen quien ha colaborado con Beto Vazquez Infinity, JAF, Barilari, Logos, entre otros reconocidos artistas. Cabe mencionar que para esta posición también fue tomado en cuenta Miguel de Ipola, quien fuese tecladista de Walter Giardino Temple y de Rata Blanca en su concierto de regreso, y posteriormente de Los Piojos.

Magos, Espadas y Rosas: XX Aniversario (2010 - 2011) y Bodas de Plata (2012)

Tras finalizar los shows de la banda con el cantante Doogie White y ya con Danilo Moschen en las teclas, comienzan a palpitar lo que será el aniversario número 20 de su disco más exitoso, Magos, Espadas y Rosas.
Formación actual de Rata Blanca, desde la izquierda Fernando Scarcella, Guillermo Sánchez, Walter Giardino, Danilo Moschen y Adrián Barilari
En 2010 la radio Rock & Pop cumplió 25 años y algunos programas, tuvieron la oportunidad de celebrarlo con un show en vivo en el estudio Norberto Napolitano de "Cuál Es?". Magos, Espadas y Rosas, el disco que consagró a Rata Blanca, el más vendido de la historia del heavy metal en Argentina, cumplía, a su vez, 20 años desde el lanzamiento original en 1990. La idea entonces, de que la banda interpretara el clásico disco en vivo, era un hecho.

Una vez realizada la grabación en vivo del disco completo y después de haber sido emitido por la misma radio, a la banda se le ocurrió la idea de lanzar esta nueva grabación en formato de CD como una re-edición del mítico disco que les diera tanto éxito 20 años atrás. Entonces, en junio de 2011, Rata Blanca lanza el disco XX Aniversario Magos, Espadas y Rosas, cuyo contenido son las 7 canciones originales del disco, grabadas en vivo en el estudio Norberto Napolitano de la Rock & Pop. La grabación del mismo solamente fue remasterizada y lanzada tal cual fue grabada, con excepción de las voces que fueron grabadas nuevamente en un estudio aparte.

Con esto comenzaron una nueva gira por todo el país y por varios países de Sudamérica, con el nombre de XX Aniversario Tour: Magos Espadas y Rosas. En estos conciertos, la banda realizaba la completa ejecución del disco aniversario, con la inclusión de otras canciones clásicas y varias también de su anterior trabajo discográfico "El reino olvidado".

A mediados de 2012 y como parte de la celebración de sus 25 años, a través de las redes sociales promocionaron un nuevo diseño de su página web, que incluía una imagen de un castillo similar al de la portada de su primer disco. Al poco tiempo la banda se presentó el 18 de agosto de en el Teatro Vorterix con Gustavo Rowek, Sergio Berdichevsky y Saul Blanch como invitados. Estos interpretaron dos temas clásicos del primer disco "Chico Callejero" y "Sólo Para Amarte". El 7 de noviembre de 2012 se presentan como teloneros en el concierto de Kiss en Argentina. Tuvo lugar en el estadio de River. A finales de 2012 anuncian una presentación en el Lawn Tennis Club de la ciudad de Buenos Aires, siguiendo con el aniversario de sus 25 años de carrera. Dicho show contó con la participación de los mismos ex-miembros que estuvieron presentes en el anterior recital en el Teatro Vorterix, tocando las mismas canciones junto con el clásico de la banda "El último ataque". Además interpretaron canciones que no tocaban usualmente. Parte del concierto fue transmitido en directo en televisión por TN.

A principios de 2013 anuncian en una entrevista radial que se estarán presentando el 18 de mayo en el estadio Malvinas Argentinas, donde tocarán el primer disco completo (junto con Saúl Blanch, Sergio Berdichevsky y Gustavo Rowek) y el cd El Libro Oculto. A final del año 2014 anuncian a través de su página oficial de Facebook, que cuando logren 1.000.000 de seguidores de la Fan Page compartirán con sus fans información sobre la grabación de su próximo disco de estudio y que el mismo será grabado en EEUU y lanzado a la venta en el año 2015.

Estilo e influencias

Rata Blanca ha introducido el estilo metal neoclásico en la Argentina, con su disco homónimo de 1988 Rata Blanca, con el que ya habían logrado reunir una gran cantidad de publico. En dicho disco, con Saúl Blanch como vocalista, se ven influencias sobre todo de la música clásica (Bach, Vivaldi, Paganini), y grupos como Deep Purple, Black Sabbath, Judas Priest y la banda alemana Accept. El sonido neoclásico de la banda continuó en su siguiente disco Magos, espadas y rosas de 1990, que fue el más exitoso y consagró al grupo como uno de los más convocantes de la Argentina. En 1991 llegaría Guerrero del Arco Iris siguiendo la misma línea, aunque implementando más power metal y dejando enmarcado que su sonido se había vuelto más contundente. En 1993, lanzan el EP El libro oculto, con el que incursionan un sonido más pesado y crudo, así también como sus letras, abandonando el estilo de heavy metal clásico de sus discos anteriores. Luego de la partida de su vocalista Adrián Barilari, en 1994, con Mario Ian en la voz, graban Entre el cielo y el infierno, siguiendo la línea de El libro oculto con su sonido crudo, e influencias de bandas como Pantera y nuevamente Accept. Un cambio radical que tuvo que ver con el principio del fin de su primera etapa, fue el lanzamiento de Rata Blanca VII en 1997 con Gabriel Marian como vocalista, cambiando casi totalmente el estilo que los había caracterizado, por el de un heavy metal más moderno, influenciado sobre todo por el disco Ozzmosis del entonces ex-Black Sabbath Ozzy Osbourne. Este cambio provocó diferencias personales entre algunos de sus miembros, por lo que la banda se separa en 1997.
Su segunda etapa, ya sin segunda guitarra y el regreso de Adrián Barilari como vocalista, está más ligada al hard rock/heavy metal, llegando en ocasiones al power metal, e influenciada sobre todo por bandas como Deep Purple y además volviendo en alguna parte a sus raíces, combinando nuevamente la música clásica con mucho de su repertorio. 

Reconocimientos

Tres de los álbumes de Rata Blanca han sido incluidos entre los mejores 250 del rock iberoamericano: Magos, Espadas y Rosas, El camino del fuego, y El Reino Olvidado.
Rata Blanca en 2009
Magos, Espadas y Rosas fue un hito en la historia del heavy metal en español. Lanzado con un gran despliegue, la reacción al disco fue casi inmediata. En las radios comerciales entró el tema Mujer amante, una balada rockera que no tenía similar a otra en la música en español por aquel entonces, y encajó en un grupo de público alejado de esta música, siendo considerada uno de los mejores temas de todos los tiempos del rock "latino" en general. Sin embargo, hay que entender que el mundo del metal también celebró la consagración de la banda. Medios especializados, la crítica y los amantes de rock enarbolaron la producción; canciones como "Haz tu jugada" o "Días duros" fueron muy oídos (así como los temas "Preludio obsesivo" y "Otoño medieval" que venían del disco pasado), pero sería La leyenda del hada y el mago, la que se convertiría en un himno metalero internacional, con un solo de guitarra que hasta ahora es recordado.

A fines del año 1990 ganaron numerosos premios de los medios de difusión argentinos, entre ellos: Walter Giardino, mejor guitarrista del año; Magos, Espadas y Rosas, mejor álbum del año; La leyenda del hada y el mago y Mujer amante, 1º y 3º mejores temas del año; Adrián Barilari, mejor vocalista del año.
La presentación de su tercer material discográfico, "Guerrero del Arco Iris", se llevó a cabo en el estadio de Vélez Sársfield siendo la primera y única banda argentina en colmar un estadio con su tercer disco y la que más personas llevó a un concierto en la historia del heavy metal en español.
Walter Giardino
A menos de un mes desde su salida, su noveno disco de estudio, El reino olvidado, se posicionó en los primeros puestos del ranking de discos más vendidos y escuchados del año, desde el mes de agosto.
 
En diciembre de 2009, el programa radial de Mario Pergolini, "Cuál es?", organizó una encuesta a nivel nacional cuya consigna consistió en elegir los 250 mejores temas de la historia del rock nacional argentino. En dicho ránking, el tema épico La leyenda del hada y el mago de Rata Blanca alcanzó el tercer puesto, incluso siendo un tema del año 1990, es decir, casi dos décadas después de haber sido publicado, el tema mantiene a la banda en las filas de las más emblemáticas y consagrándose como himno del rock nacional.

También en el año 2009 a poco de presentarse en el Luna Park el día 16 de octubre, el grupo Rata Blanca fue distinguido con dos nominaciones al Mejor Grupo de Rock y también en la categoría Mejor Canción de Rock por "El Reino Olvidado" para el Latin Grammy 2009 que se realizaron el 5 de noviembre en la ciudad de Las Vegas, Nevada (EE.UU.). 

Hasta la fecha de hoy la banda ha sido consagrada con 6 discos de oro y 1 de platino, haciéndolos la banda de rock hispanoamericano más exitosa a lo largo del tiempo. Su segundo álbum titulado "Magos, Espadas y Rosas" ha logrado vender más de 5 millones de copias mundialmente, lo cual le abrió las fronteras a la banda consagrándola no sólo a nivel nacional sino también internacional.  Rata Blanca ha abierto puertas históricamente cerradas al rock pesado. Hicieron masiva una música limitada a un pequeño público, llenando teatros y estadios del mundo. El tiempo ha ubicado a la banda como un notable exponente del rock de los noventa, demostrando junto a otros grandes exponentes como Los Redondos, La Bersuit, Caifanes, Héroes del Silencio, entre otros, de que en algún momento el rock de habla español también fue popular y de calidad


Bendiciones!!!!!